miércoles, 26 de octubre de 2016

Yoga Nidra: El Sueño Consciente

Yoga Nidra

INTRODUCCIÓN

 

Dependiendo del enfoque y perspectiva, Yoga Nidra se puede definir de cuatro formas distintas:

Yoga Nidra como un sistema de meditación

Aunque Yoga Nidra es ante todo un sistema de meditación, se define siempre en un inicio como un método de relajación física, emocional y mental. Nadie o el “alumno común” no empieza a practicar Nidra como meditación, lo que le engancha de la técnica es la profunda
relajación que crea. Y es por esto que, en nuestra sociedad actual que vive en continua tensión, plenamente identificada con los valores materiales, desconectada del cuerpo, las emociones y tiranizada por la mente, aprender a relajarse se impone como una necesidad como podemos observar en el éxito de todas las técnicas corporales y terapias alternativas. Yoga Nidra se considera una técnica terapéutica, puesto que va purificando la mente de la persona que lo practica y las consecuencias de esta purificación se observan a todos los niveles: emocional, físico, mental y espiritual. Este es un aspecto muy importante, pensamos que relajar es distraer los sentidos y tumbarnos en el sofá, pero la verdadera relajación se produce cuando se relajan las emociones y se disuelve la tensión mental.

Yoga Nidra es un sistema de meditación que abarca varias técnicas y métodos de meditación y actúa sobre todos los planos del ser humano, nos ofrece la posibilidad de trabajar con aquellos componentes que más interesen en determinado momento. Tiene una estructura general propuesta por Swami Satyananda, pero lo maravilloso de este sistema es que puede ser adaptado a las necesidades, la compresión y conocimiento de la persona/paciente, el sistema puede ser adaptado y enriquecido con otros elementos y técnicas que en un principio no estaban en la estructura general.

Así, como toda técnica de meditación, Yoga Nidra implica una purificación mental. La mente se alimenta igual que el cuerpo físico a través de todos los estímulos externos, vivencias, lecturas, televisión, y al igual que el cuerpo necesita deshacerse de los deshechos mentales, purificarse.
A menudo estamos indigestos de experiencias no procesadas. Se entiende como purificación mental liberarnos del pasado, a lo largo de los años vamos acumulando mucho bagaje mental que nos impide ver la realidad, nos limita y genera conflictos internos y externos. Para encontrarnos a nosotros mismos tenemos que saltar dogmas, creencias, condicionamientos y patrones de comportamiento. Liberarnos de toda la tensión que hemos ido almacenando en el subconsciente y que nos condiciona en nuestro día a día. Todos los llamados métodos de meditación purifican la mente por eso no hay buenas ni malas meditaciones, de hecho es un error esperar una buena meditación, cuando por fin diriges la mirada al interior y te empiezan a venir sensaciones extrañas, miedos, ansiedades es señal de que sale todo lo que llevas dentro, pues la mente tiende a purificarse de forma natural si la dejamos. Si bloqueamos esta energía nos bloqueamos a nosotros mismos. Todos tenemos que estar dispuestos a confrontar estos samskaras para poder purificar la mente y llegar a la verdadera meditación. En este sentido meditación se entiende como camino para llegar a conocer quienes somos realmente y para eso tenemos que deshacernos o dejar salir todo lo que no somos, esa carga de creencias y condicionamientos. Y esto lo podemos lograr a través de Yoga Nidra.

Y como todos los llamados métodos de meditación Yoga Nidra es una herramienta en la que se desarrolla la atención plena, a través de este conjunto de métodos se va abriendo y expandiendo la conciencia paulatinamente. Para ello se trabaja de forma sistemática desconectando la atención de los sentidos y manteniendo la atención en la experiencia interna. De modo que la corteza cerebral deja de recibir información de los órganos motores. Y la mente consciente pasa a un segundo plano. Cuando esto pasa la mente se hace más receptiva, ya que el intelecto y los sentidos se relajan y por tanto no aplicamos una selección y un juicio a la información que recibimos. En este estado de receptividad la mente se hace muy poderosa, pero es necesario entrenarla y esta es la propuesta de Yoga Nidra, que empieza fijando la atención en un objeto dinámico y cambiante, lo cual resulta mucho más fácil para la mente. La atención se mueve por las distintas partes del cuerpo, se centra en emociones cambiantes y símbolos o imágenes internos, y en realidad se está trabajando con los centros superiores del cerebro pero no a través de los sentidos.

Yoga Nidra como un estado de consciencia

Yoga Nidra se define, en tercer lugar, como un estado de conciencia, igual que las técnicas de meditación en realidad son técnicas de concentración o desarrollo de la atención, Nidra es el estado fronterizo entre el estado de vigilia y el sueño, la frontera entre el nivel consciente y subconsciente. El objetivo de Yoga Nidra es permanecer consciente y llegar al nivel subconsciente e inconsciente. También podría definirse como nivel alfa. El practicante ha de mantenerse en este filo, en esa línea entre los dos estados, podría compararse a cuando uno nada en el mar y se está en la superficie, le llega la luz del sol y el aire, pero también se ve lo que hay debajo en el agua, a veces uno sumerge y observa el mundo submarino, pero si se hace desde la no atención uno se queda buceando en la inconsciencia del sueño.

Este estado supone un constante equilibrio entre la vigilia y el sueño, durante el cual la mente se mueve en diferentes niveles, a veces está más conectada a los sentidos y otras veces se aleja mucho. Lo que se propicia es el estado de pratyahara, es una interiorización, en el cual se retira la conciencia de los sentidos que son comparables a ventanas que nos conectan con el mundo exterior. El proceso de pratyahara empieza con el desarrollo de la atención precisamente puede hacerse a través de los sentidos para luego desconectar de ellos.

Y este estado de conciencia también se conoce en ámbitos científicos como estado hypnagógico (estado anterior al sueño) e hipnapómpico (estado posterior al sueño. La hipnagogia es un estado de la mente que llega en el momento justo antes de dormir y también en el momento justo antes de despertar. Se dice que en ese estado la mente se desconecta de todos los sentidos lo cual propicia un momento de gran creatividad.

Estos estados pueden ocasionalmente ser reveladores de una percepción no ordinaria de la realidad que puede incluir clarividencia, precognición y mediumnidad, es decir que puede llegar a ser reveladora de una realidad a la que no se puede acceder por en estado de vigilia. A menudo en este estado se puede percibir la sensación de haber aprendido algo, el nuevo “conocimiento” no tiene equivalente en palabras sino que es la sensación de haber encontrado una respuesta a una pregunta. Otra de las experiencias mas agradables en este estado es la sensación de “despegue” donde el cuerpo se eleva y se expande, como si fuera un globo inflándose, puede durar de segundos a minutos con intensidades desde leves a extáticas. Hay personas que ven paisajes desconocidos pero increíblemente armónicos y bellos. Ocasionalmente también se llega a experiencias místicas o de revelación. Todo esto puede suceder en Yoga Nidra y más adelante quedará aclarado cómo sucede. Se explica en parte porque además de acceder a nuestro subconsciente también accedemos al inconsciente colectivo y llegamos a sentir el cuerpo energético y psíquico.

Es importante diferenciar el estado de Yoga Nidra o estado hipnagógico del estado hipnótico. La mente se expande mucho más en el estado de Yoga Nidra que durante la hipnosis. Aunque la hipnosis tiene un gran potencial cuando es empleada de forma inteligente, Yoga Nidra sólo atraviesa este estado y emplea una autosugestión durante a penas unos segundos. Es cierto que al desconectar la atención de los sentidos se pasa por el estado hipnótico, pero si se mantiene la atención se llega a un punto en el se pueden trascender las barreras de la personalidad y bucear en los distintos niveles de la mente sin perder la conciencia. Yoga Nidra es una técnica dinámica durante la cual uno fomenta sus cualidades de forma consciente, y en lugar de introducir conocimiento de fuera hacia dentro, como se hace con la hipnosis, se permite que se desarrolle la sabiduría interna, se aprende a expandir la conciencia y a activar los diferentes mecanismos y centros del cerebro. Para evitar que el practicante se pierda en el sueño hipnótico se recuerda una y otra vez durante la práctica el no dormirse, dado que en la hipnosis se induce a un sueño la conciencia del individuo y se utiliza sólo una pequeña parte del cerebro, mientras que en Yoga Nidra es justo lo contrario. A diferencia de lo que se hace en algunas técnicas hipnóticas en Yoga Nidra la persona sigue las instrucciones y dirige su propia práctica en todo momento sin abandonarse. El profesor no hace ningún tipo de sugestión sino que es la propia técnica la que lleva a la persona al estado de apertura de conciencia.


Yoga Nidra como técnica de autorrealización

La última y tal vez la más importante forma de concebir Yoga Nidra es como técnica de autorrealización, es un sistema de meditación que nos lleva al estado meditativo donde hallar todo lo que estamos buscando. La meditación no nos da nada de lo que no somos, a veces durante la meditación sale la porquería y otras veces conectamos con una alegría y un bienestar infundados, y esto no nos lo da la meditación sino que ya lo llevábamos con nosotros. Esto es cuando conectamos con nuestra naturaleza más profunda, la esencia que es un estado de felicidad puro, sin causa. El verdadero objetivo de Yoga Nidra es hacer un viaje a través de todos los planos del ser humano hasta llegar al punto donde reside el Ser, este es el objetivo de todos los métodos de meditación. Por tanto, Yoga Nidra se puede considerar una herramienta para llegar un estado transpersonal, es decir más allá de lo personal y el ego. Pues es el camino de vuelta al Ser, el camino hacia el Yo Profundo, nos conecta con el alma, con la creatividad y la intuición. Y teniendo presente esto, uno entiende también el significado etimológico de Yoga Nidra, significa unión con el ser a través del sueño (Yoga – Unión, Nidra – Sueño).

Danilo Hernández lo describe el camino de Yoga Nidra de la siguiente forma: “Empiezas por el cuerpo, por darte cuenta de qué es el cuerpo físico, luego descubres el cuerpo energético, luego el cuerpo mental todo el equipaje de ideas, conceptos, memorias que tenemos del pasado, de ahí pasas al cuerpo psíquico, el cuerpo de la conciencia y de la intuición, hasta llegar al núcleo de tu esencia”.


ORIGEN DEL YOGA NIDRA



El creador de Yoga Nidra  es Swami Satyananda Saraswati (1923-2009), este maestro, discípulo directo de Swami Sivananda, fue un investigador nato, que buscó información sobre Yoga desde los antiguos textos tántricos hasta las opiniones de los científicos occidentales sobre la disciplina para ofrecerla al mundo con una base creíble y posible de ser practicada por todos.

En su juventud cuando vivía en el ashram de su maestro en Rishikesh descubrió a través de una vivencia personal que durante el sueño permanece un resto de conciencia y que existe otra vía de aprendizaje que no es a través de la mente despierta y los sentidos. Empezó a investigar al respecto entorno a los años 40, estudiando los antiguos rituales y prácticas tántricas desarrolló el sistema de Yoga Nidra, manteniendo la esencia de tales prácticas, pero suprimiendo los complicados rituales, haciéndolo con esto accesible a todas las personas de cualquier cultura y religión, sin necesidad de conocimientos previos. Hizo varias experimentos consigo mismo y con sus alumnos, tal vez lo más destacado, sean los resultados  que alcanzó instruyendo en Yoga Nidra a su discípulo y actual sucesor, a quién enseñó once idiomas y trasmitió los textos sagrados de todas las culturas y religiones en un estado de sueño.

A partir de estos descubrimientos se desarrollaron posteriormente técnicas como la sugestopedia y el superlearning. No obstante, como ya he expuesto anteriormente, el objetivo de Yoga Nidra va mucho más allá del mero aprendizaje. Así es como lo transmitió Swami Satyananda en sus enseñanzas y libros. Hoy en día Yoga Nidra se imparte en todos los centros de la tradición Satyananda Yoga y también se emplea, gracias a sus múltiples beneficios terapéuticos en diversos ámbitos sanitarios, psicológicos y educativos.

Fuente: Yoga Nidra, El Sueño Consciente por Carmen Rodriguez Hochstrasser 

CLASES REGULARES DE YOGA NIDRA EN ZARAGOZA
Centro Cívico Delicias: Miércoles de 11:00h a 12:30h.
Centro Cívico Esquinas del Psquiátrico Jueves de 17:00h a 18:00h
Facilita: Nieves Fuster Fernández
Mas información en www.asociacionmandarava.org

------------------------
SI QUIERES RECIBIR EN TU CORREO TODAS LAS PUBLICACIONES,  SUSCRÍBETE AL BLOG!!!

No hay comentarios: